Informe anual RASFF. Plaguicidas y alertas sanitarias

El año 2021 registró el mayor número de intercambios jamás alcanzado en la actividad de todos los componentes de la Red de Alerta y Cooperación. En 2021, se transmitieron 4.607 notificaciones a través del RASFF, complementadas con 19.064 notificaciones de seguimiento (que brindan información adicional, como medidas tomadas y detalles de trazabilidad).

En 2021, los plaguicidas han sido el peligro más importante notificado, representando el 27 % de las notificaciones relacionadas con la salud. Entre los plaguicidas, la sustancia no autorizada óxido de etileno sigue representando un desafío para el sistema, con 468 notificaciones RASFF transmitidas. Muchos otros hallazgos estaban relacionados con pesticidas para los cuales la Unión Europea revocó recientemente la autorización para el mercado de la UE.
El informe de 2021 resume las notificaciones transmitidas por los Estados miembros de la UE a través del Portal RASFF de la DG Santé. La base de datos incluye una categoría de frutas y verduras, sin embargo, la categoría también incluye productos secos, congelados y otros productos procesados.

El informe de 2021 también se refleja en los productos básicos de frutas y hortalizas frescas debido al aumento del número de notificaciones debido a las detecciones de clorpirifos y metil-clorpirifos de origen turco.
Para Turquía, que es el origen más informado, el número de notificaciones RASFF (sin tener en cuenta el óxido de etileno) pasó de 191 a 361, en particular debido a incumplimientos para cítricos como limones, naranjas, mandarinas y pomelos. Para estos, a excepción de los pomelos, la verificación obligatoria en frontera se elevó al 20% en octubre de 2021 y se exigió la certificación en origen (no para los limones).
El clorpirifos y el metil-clorpirifos, sustancias cuya aprobación no se renovó en 2020, fueron un factor importante en este aumento. En 2019, la EFSA identificó preocupaciones sobre el clorpirifos y su sustancia relacionada, metil-clorpirifos, sobre posibles efectos genotóxicos y efectos neurológicos durante el desarrollo y concluyó que no se podía establecer un nivel de exposición seguro. Esto significa que cualquier incumplimiento conlleva un riesgo potencial para la salud y que, a partir de ese momento, los países miembros notifican todos los incumplimientos de estas sustancias en el RASFF.

Las notificaciones del RASFF de 2021 aumentaron significativamente en 2021, de 327 en 2020 a 719 en 2021 (aumento del 219 %).
De estas alertas, el 54% provino de frutas, el 43% de hortalizas y el 3% de hierbas y especias.
En cuanto a la notificación país por país, Bulgaria notificó el 55,15 % de las notificaciones RASFF, seguida de España (18,45 %), Alemania (18,45 %), los Países Bajos (8,58 %) y Bélgica (7,94 %).
En cuanto a los productos básicos, los más afectados incluyeron pimientos dulces (158 notificaciones), naranjas (76), mandarinas (75), pomelos (49) y limones (47).

Para la mayoría de los productos notificados, excepto las naranjas, el país de origen más común del producto no conforme fue Turquía (91 % de pimientos dulces, 97 % de mandarinas, 92 % de pomelos y 91 % de limones). Egipto fue el origen más común de naranjas reportadas (50% de los casos).
De las 719 notificaciones RASFF en 2021, 261 (36,3 %) estaban relacionadas con la presencia de las sustancias activas clorpirifos y clorpirifos-metilo, cuyo uso no ha sido aprobado en la UE desde el 14 de noviembre de 2020.
185 notificaciones estaban relacionadas con frutas y hortalizas de origen turco.

El número de alertas alimentarias activadas en España se ha disparado hasta las 473 en 2021, esto es, un 32,5 % más que el año anterior y un 75,8 % más en el último lustro; cobran protagonismo las notificaciones por peligros químicos debido a residuos fitosanitarios en productos de origen vegetal.

En base a ello, el dossier señala que el 41 % de esas 749 notificaciones son en productos de origen vegetal y el 38 % en los de origen animal. En cuanto al motivo, el 63,4 % se notificó por peligros químicos, especialmente los residuos fitosanitarios por encontrarse en los alimentos sustancias no autorizadas o por encima de los límites establecidos.

El 20 % fue por peligros biológicos en donde destacan las notificaciones por presencia de bacterias y, en menor medida, por biotoxinas o virus.
El principal agente biológico causante de avisos fue la bacteria salmonella (61 notificaciones), E. coli (27) y listeria (20).

El 12 % de notificaciones en 2021 se debió a otros peligros (principalmente defectos de etiquetado) y el 5 % restante a la presencia de peligros físicos (fundamentalmente cuerpos extraños).

El año pasado hubo 17 notificaciones que terminaron con personas afectadas por toxiinfección alimentaria, el 70 % de ellas por bacterias, virus u hongos; y el 76 % en productos de origen animal.
En concreto, hubo cinco notificaciones por salmonella destacando un brote en Francia en fuet procedente de España con 42 personas afectadas.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*